De Ahorrador a Inversor – El Cambio que te Conviene. Razones y cómo hacerlo

De Ahorrador a Inversor – El Cambio que te Conviene. Razones y cómo hacerlo

noviembre 20, 2020 0 Por Oscar Martinez

Dentro de la cultura financiera, muchas veces se suele confundir ahorrar con invertir. La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) expresa que la diferencia dependerá de muchos factores como: el riesgo, el producto, la rentabilidad y las ventajas e inconveniente que pueden surgir.

Cuando de se habla de ahorrar, no estamos refiriendo a tener un remanente para cualquier tipo de improvisto o alguna emergencia en un corto plazo, usando libretas de ahorros o depósitos a plazo. Nunca perderás tu capital si estás ahorrando, por el contrario, puedes generar intereses y disponer de tu dinero cuando lo decidas.

Glosario del contenido del artículo:

Invierte ahora en los mejores activos en un bróker regulado, seguro y de confianza

Cuando se ahorra, el único riesgo latente es la inflación y, en países con economías estables, nunca supera el 1,5%.

Por otra parte, un inversor siempre busca obtener un beneficio o un crecimiento a corto o mediano plazo, empleando múltiples productos financieros, ya sea mediante la renta fija, la renta variable o los fondos de inversión.

Cuando se decide invertir, hay riesgos; se puede ganar, no se puede ganar nada o incluso perder todo el capital. La rentabilidad se consigue con la revalorización del capital y otros factores como los intereses.

¿Por qué te conviene esta Transición?

Cada vez son más las personas que desean aumentar su capital invirtiendo, lamentablemente, todos quieren invertir, pero sin ningún tipo de riesgo, y las cosas no funcionan así.

Actualmente, en el mercado existen múltiples alternativas, enfocadas a distintos perfiles de clientes. Podemos encontrar desde los más conservadores, hasta los más agresivos. El mundo de las inversiones no va de la mano con el azar, como muchos creen.

Antes de tomar una decisión, tienes que tener en cuenta diversos factores, tales como: Analizar la situación del mercado, si es rentable a futuro y no solamente un boom del momento; la época gloriosa de rentabilidad de algunos mercados puede ser esporádica.

Es debido a esto que hay que familiarizarse con el mercado o el producto donde se desea invertir y analizar todas las vertientes que pueden ocurrir. Si eres un ahorrador, no puedes convertirte en un inversionista experto sin haber estudiado previamente cómo funciona el mundo de las inversiones.

Es importante poder comprender el estrecho vínculo que existe entre rentabilidad y riesgo.

Los Factores Decisivos en cualquier Inversión

Un inversionista, estudia, investiga y luego toma una decisión. De esta decisión dependerá multiplicar o dividir un porcentaje de su capital ¿cuáles son los factores que hay que tener en cuenta para asegurar una buena inversión?

1.   El Horizonte de Inversión

Es cuando el inversionista espera recibir compensaciones a mediano, corto o largo plazo. Todo dependerá de los objetivos de la inversión.

En algunas ocasiones, las inversiones suelen generar ganancias es después de un largo tiempo.

Un claro ejemplo del horizonte de inversión: Cuando empiezas a reunir fondos para la educación universitaria de un hijo recién nacido, sabrás que esa inversión la vas a recuperar en un plazo de 20 años aproximadamente.

2.   Aversión de Riesgo

No todos los inversionistas están dispuestos a tolerar las variantes del mercado. Los que soportan menos, tienen menos posibilidad de riesgo.

3.   Patrimonio

Esto es muy importante, si no tienes patrimonio, no puedes invertir en nada. Cuánto más grande sea el patrimonio del inversor, mayor capacidad tiene de asumir riesgos.

4.   Estudios Financieros

No puedes entrar en el mundo de las finanzas sin tener conocimientos de dónde estás ingresando. Las personas con mayor preparación en economía y finanzas, tendrán mayores probabilidades de prever el movimiento del mercado.

¿Qué debo hacer si deseo Invertir?

Para invertir, se necesita de un patrimonio y el patrimonio hay que multiplicarlo, no perderlo. Por eso, a la hora de invertir, lo recomendable es asesorarse con un guía experto una vez seleccionado el producto.

Si está en tu capacidad económica, te vendría muy bien poder contar con un asesor financiero certificado, que se encargue de la parte de selección de activos y de la creación de una cartera de inversión, aparte de presentarle un buen análisis del horizonte temporal y el perfil de riesgo de la inversión.

Ricard Balcells del Banco Sabadell aconseja que: “No se debe depositar todo el dinero en un solo producto”, lo ideal es estudiar bien el perfil de riesgo, ser constante y realizar aportaciones periódicas.

La edad ¿Factor que juega a favor o en contra?

La edad es un factor clave, sin embargo, hay muchas variables con respecto a este punto. Si eres joven, estás en capacidad de asumir mayores riesgos, para poder recibir una mayor rentabilidad (si posees el patrimonio para hacerlo).

Si eres una persona madura, probablemente poseas el patrimonio para poder arriesgarte, sin embargo, el período que falta para la jubilación es mínimo, cualquier mala decisión, podría afectar muchísimo.

Para invertir, se necesita mucha paciencia, es poco probable que obtengas resultados de un día para otro.

Hay que ser pacientes para poder recoger los frutos de la inversión y evitar estar revisando diariamente cómo va la evolución del mercado, dado que puede generar dudas, ansiedad y puede hacer que tomes decisiones apresuradas.

A pesar del cambio de patrón económico que se ha ocurrido tras la pandemia, sigue existiendo una falta de educación financiera, es por eso la necesidad de buscar la ayuda de un experto.

Hoy día, existen personas que invierte en los fondos mixtos, pensando que están ahorrando.

Los Tipos de Inversionistas que existen

En el mundo de las finanzas, se conocen a tres tipos de inversionistas:

1.   El Inversionista Conservador

Es más prudente con respecto al riesgo. Prefiere un retorno rápido, así sea mínimo. Por lo general, invierte en renta fijas, por ejemplo, los bonos. Se inclina más en invertir en mercados con poca variabilidad.

2.   El Inversionista Moderado

Busca un equilibrio entre el riesgo y el retorno. A diferencia del conservador, puede invertir tanto en renta fijas, como en rentas variables, decantándose por las acciones.

3.   El Inversionista Agresivo

Suele tener un patrimonio más amplio; invierte en acciones, busca siempre las empresas que le proporcionen un alto rendimiento, aunque eso represente un mayor riesgo.

Invierte ahora en los mejores activos en un bróker regulado, seguro y de confianza