Diferencias entre mercado alcista y mercado bajista

Diferencias entre mercado alcista y mercado bajista

octubre 18, 2013 0 Por admin

Desde siempre los mercados se han encontrado en constante movimiento, manifestando tendencias tanto al alza como a la baja. Los mercados son muy volátiles, siempre están cambiando. A veces podemos notarlos más tranquilos y estables y otras veces los veremos protagonizar episodios de bruscas alteraciones en las tendencias de los precios.

A grandes rasgos podemos destacar dos tipos de mercados muy diferenciados. Se trata del mercado alcista por un lado y del mercado bajista por el otro. De vez en cuando es bueno pararse a pensar en esto y distinguir las características que ofrece un mercado respecto al otro. Asimismo, también es bueno saber los riesgos que presenta comerciar en cada uno de estos mercados según las circunstancias del momento.

tendencia_alcista

A menudo se dice que en la Bolsa se gana dinero cuando el mercado manifiesta una tendencia alcista, es decir, cuando el mercado sube. Los inversores más tradicionales seguramente tengan mejores resultados operando en los mercados alcistas. De hecho, a priori es más fácil operar en un mercado que se encuentra en tendencia alcista que en uno que esté en la situación contraria.

En cualquier caso, en este artículo trataremos un poco ambos tipos de mercado para ver qué puede convenirnos más según nuestro perfil de inversor y los objetivos de inversión que tengamos. Para determinar esto lo que haremos será hablar un poco de los mercados en ambas tendencias y haremos algunas comparaciones.

Características y diferencias de los mercados alcistas y bajistas

Para empezar, cabe destacar que en los mercados alcistas las series de precios suelen estar más ordenadas. Por lo general los precios alcistas mercado_bajistamantienen unas pautas, lo cual hace que sea un poco más fácil tomar ciertas decisiones a la hora de abrir operaciones. No obstante, la volatilidad de los mercados no permite crear una fórmula que funcione el 100% de las veces. Pero al menos, a diferencia de los mercados bajistas, los precios se mantienen más estables.

En los mercados bajistas es bastante más difícil controlar el comportamiento de los precios, ya que a menudo son caprichosos. La influencia que existe sobre los precios en los mercados bajistas es bastante más notable. De hecho, no es raro observar en una tendencia a la baja un descenso aún más pronunciado como resultado de un momento de pánico e incertidumbre.

Los máximos y mínimos al alza suelen estar más controlados, es decir, tienden a ser más estables y menos volátiles.

No ocurre lo mismo con los precios máximos y mínimos de los mercados decrecientes, donde los valores suelen sufrir muchas más perturbaciones en sus cotizaciones. En los mercados alcistas también ocurren otros fenómenos que provocan cambios bruscos en la tendencia cómo la euforia, tan propia de los mercados al alza.

Sin embargo, los mercados bajistas se van prácticamente influenciados por cualquier circunstancia, lo que provoca que sea mucho más difícil de operar en este mercado. Las órdenes de limite cómo la conocida stop loss sin ir más lejos se convierte en una ardua tarea de manejar en un mercado con exceso de volatilidad.

Cabe destacar también que en los mercados de tendencia bajista la especulación cobra mucho más protagonismo que en los mercados alcistas. El componente especulativo es mucho más notable en los precios a la baja, y eso hay que tenerlo en consideración.

Sí observamos un gráfico de los mercados en ambas tendencias veremos una clara diferencia de un tipo a otro. Lo siguiente será decidir cuál nos convendrá más para operar con éxito.

Para concluir, me gustaría resaltar que los mercados alcistas se guían por tres grandes fases.

Fases del mercado alcista

  1. La primera fase de los mercados alcistas es la fase de cautela, donde se produce la acumulación del capital de forma estable y tranquila.
  2. La segunda fase es lo que ocurre durante más tiempo, es el momento en el que el capital se encuentra en crecimiento.
  3. En la tercera fase se produce un movimiento de subida con un correspondiente movimiento a la baja. Esto significa que, llegado el momento, el mercado protagoniza una gran subida pero precisamente después viene un importante descenso.

Sí comprendemos este funcionamiento y nos mantenemos alerta podremos aumentar el capital de nuestras inversiones y determinar el momento adecuado para salirnos antes de que se produzca la caída.