Icono del sitio Opciones Binarias

¿Cuándo invertir dinero a corto, medio y largo plazo?

¿Cuándo invertir dinero a corto, mediano y largo plazo?¿Cuándo invertir dinero a corto, mediano y largo plazo?

¿Cuándo invertir dinero a corto, medio y largo plazo?. Si no se tiene una estrategia predeterminada, la inversión del dinero puede resultar un gran riesgo. La estrategia permite evaluar el camino a seguir para tomar la mejor decisión.

Es obvio que, predeterminar una estrategia no es tarea fácil, sobre todo, cuando se trata de una inversión financiera, en la cual debemos considerar el plazo al cual nos vamos a someter para obtener la rentabilidad prevista.

Sin embargo, usualmente se manejan diversas opciones de acuerdo a la información que se tenga, sin perder de vista el riesgo y la fiscalidad.

Glosario del contenido del artículo:

Invierte ahora en los mejores activos en un bróker regulado, seguro y de confianza

En el caso de que la inversión se haga a corto plazo, hay dos opciones que destacan, reconociendo que el largo plazo garantiza mayor solidez y rentabilidad.

El tipo de inversión tiene estrecha relación con el plazo, ya que, dependiendo de este, el proceso tiende a ser más fácil, rápido y seguro. Asimismo, el inversor tiene la posibilidad de apoyarse en los novedosos programas informáticos denominados robo advisors.

Estos programas son de gran utilidad para los gestores profesionales, quienes los usan sin menoscabo, ya que los ayuda a seleccionar la estrategia más idónea.

A corto plazo ¿Cómo invertir el dinero?

Cuando se trata de invertir dinero a corto plazo, existen dos perfiles de inversores, los cuales están muy diferenciados.

En primer término, se encuentran los que desean un refugio temporal, ante la indecisión de dónde colocar su dinero de manera definitiva.

Los segundos, por su parte, son aquellos que solo pretenden obtener un rendimiento de una parte de su patrimonio en un corto tiempo.

Este tipo de inversiones resultan más agresivas, ya que, si tomamos en cuenta su riesgo, no es saludable tenerlas aguantadas durante mucho tiempo.

El refugio de la inversión

Si la figura representa aquellos inversores que van a requerir sus ahorros en un corto plazo y que, adicionalmente, han tomado la decisión de invertir en el mercado, se recomienda para ellos hacerlo en activos de renta fija a corto plazo.

Como son inversiones con poco riesgo, su capital no sufrirá ninguna mengua para el momento de retirar su dinero, habiendo vencido la inversión. Es obvio que este tipo de inversor no puede aspirar a un elevado rendimiento, ya que, en el mundo financiero, con batir la inflación debes sentirse satisfecho.

Este fondo de inversión solo garantiza la liquidez. Se estima como un factor relevante por el hecho de invertir en activos catalogados como monetarios, lo que obliga a recurrir al mercado monetario.

Este caso concreto, esta referido a los FIAMM (Fondos de Inversión en Activos del Mercado Monetario).

Generalmente, este tipo de fondos son aquellos que tienden a invertir en activos de renta fija a corto plazo, dentro de los cuales se encuentran: las Letras del Tesoro, Pagarés de Empresas, Mercado Interbancarios y Pagarés Bancarios.

Lo relevante es que se puede invertir en bonos a 30 años, pero solo puede hacerse cuando quedan 18 meses o menos para que se produzca su vencimiento.

Financieramente, lo que se persigue mediante un FIAMM es obtener una cartera de activos que tenga renta fija, diversificada a corto plazo y que no tenga ningún tipo de riesgo.

Esto constituye un instrumento muy interesante, porque permite aparcar la inversión, esperando que aparezca una oportunidad más idónea de realizarla.

Las inversiones agresivas

Usualmente en el llamado segundo grupo de inversores, tienden aparecer los especuladores, expresado de forma razonable. En principio, no hay nada negativo en poseer un capital ahorrado y tomar la decisión de invertirlo actuando de manera hábil y estratégica, buscando que en el corto plazo genere una eficiente rentabilidad.

Sin embargo, este proceso requiere de algunos conocimientos enmarcados en materia financiera, donde se plantean algunas interrogantes, tales como: ¿será prudente seleccionar inversiones en emergentes? ¿o será preferible hacerlo en renta variable? o en todo caso ¿me atreveré asumir el riesgo en criptomonedas?

Independientemente de la selección que se haga, todas contraen riesgos, ya que es imposible pretender generar una alta rentabilidad en un plazo corto sin correr ningún riesgo.

Pero siempre existe la manera de minimizarlo, ya que existen acciones que el inversor medio puede poner en práctica.

Una de ellas es efectuar un análisis minucioso del mercado en el cual se aspira invertir. Un ejemplo sería, si se presenta el caso de que el Fondo Monetario Internacional diera a conocer que los países emergentes seguirán creciendo, lo indicado es efectuar un análisis de rentabilidad potencial que pudieran llegar alcanzar esos mercados.

Analizada esta posibilidad, otra pudiera ser el análisis concienzudo de todos los riesgos para tratar de reducirlos a través de la gestión monetaria, ya que la estructura correcta de una cartera diversificada es que tenga una correlación ajustada de manera idónea, la cual sería su principal sustentación.

Actualmente, los diversos tipos de fondos de inversión ofrecen la posibilidad al inversor de generarle altas rentabilidades a corto plazo, sobre todo, para aquellos que logran tomar un activo como subyacente principal dentro de su cartera, apoyándose en la evolución de ese activo, el cual al final será el que defina la rentabilidad.

También se tiene la potestad de aminorar el riesgo mediante la diversificación y los instrumentos derivados.

En este sentido, se pudieran esbozar algunos ejemplos, entre ellos:

Estos ejemplos dan a conocer que hay mercados y activos que ofrecen un potencial considerable de beneficios a corto plazo. Siempre se debe tener presente que cualquier inversión realizada mediante un fondo de inversión minimiza los riesgos, sobre todo si se trata de inversiones agresivas.

El dinero invertido a mediano plazo

Es el factor más vulnerable, por la sencilla razón de que en este se maneja la preferencia del inversor, lo que da cabida a una diversidad de posibles combinaciones que permiten configurar esa inversión.

Cuando hablamos de medio plazo, es un período que generalmente está comprendido entre 2 y 10 años, que funciona de manera gradual, teniendo presente que, durante esa temporalidad, van a existir muchos perfiles de inversores.

En razón a esto, procederemos a señalar algunas claves.

En primer lugar, para los inversores más conservadores siempre están a disposición los fondos garantizados, los cuales siempre ofrecen una dirección de inversión a mediano plazo.

La renta variable

Para aquellos que prefieren la renta variable, es relevante darles a conocer que existe la posibilidad de que en el mercado de USA se produzca una corrección que logre arrastrar al resto de las bolsas mundiales.

En este caso, se pudiera invertir en renta variable, seleccionando de manera positiva los sectores.

Por su parte, la estrategia sectorial tiene una función muy estable para la renta variable a mediano plazo, haciendo la salvedad de que en cualquier fase del ciclo económico en el cual nos ubiquemos, siempre habrá sectores que tendrán una situación más loable que otros.

Puede decirse que el aumento sufrido por los precios del petróleo en los últimos trimestres tiende a beneficiar el área energética, sin embargo, hay que tener presente que una acertada elección de las empresas redundará positivamente a nivel de inversión, ya que estas pasaran a formar parte de nuestra cartera.

En segunda posición se debe tener la mejor habilidad, es decir, liquidez en las inversiones para poder rotar de un sector a otro.

La renta fija

Durante todo el proceso hay que tener en cuenta la diversificación con renta fija, ya que esta siempre está expuesta a intensos períodos inflacionarios, sin embargo, siempre es considerada una buena inversión a largo plazo.

Cuando se trata de períodos a mediano plazo se puede constituir en un preciado instrumento para incluirla en nuestra cartera.

Para los grandes inversionistas, la recomendación es poseer entre un 25% y un 75% de renta fija en la cartera. Este porcentaje será oscilante de acuerdo a las condiciones del mercado y a las preferencias que tenga el inversor.

Esto permite gestionar de manera idónea la mejor estrategia sectorial de renta variable, contando con el nivel de posición a renta fija, lo que facilita el buen manejo de las inversiones a mediano plazo.

Seleccionar activos que permitan la inversión a mediano plazo

Aquí se recomienda el apoyo y asesoramiento de un equipo de gestores profesionales, que son los expertos para realizar las labores de búsqueda y selección de activos. De esta manera, los fondos de inversión se convierten en los mejores instrumentos para lograr gestionar las inversiones a mediano plazo.

¿De qué manera se puede diversificar entre renta variable y fija, seleccionando el sector correcto, incluyendo dentro del mismo las compañías que ofrezcan mayor potencial? ¿De qué forma conociendo la variedad de oportunidades financieras pudiéramos encaminarnos hacia la elección correcta, si contamos con la ayuda de un gestor profesional?

La selección varía, ya se trate de un fondo de inversión mixto, de renta fija mixto, de fondo de renta variable sectorial, de renta variable o de un fondo garantizado.

En el mundo financiero existen diversidad de fondos para invertir, los cuales están a disposición del inversor, el cual debe procurar la intervención de un “robo advisor”, para que su elección sea exitosa.

Si cumple con las indicaciones ofrecidas a través de los programas, tendrá la posibilidad de escoger la inversión más idónea a mediano plazo, siempre adecuada a su perfil de riesgo.

Ya que en la gestión profesional y en la diversificación está la virtud de una sana inversión, así se cuente con la liquidez suficiente para poder rotar nuestro capital, todo esto es factible a través de los fondos de inversión.

¿Cómo invertir el dinero a largo plazo?

En este sentido, se afirma que el activo más idóneo para invertir dinero a largo plazo esta representado por la renta variable.

Algunos estudios hechos por Jeremy J. Siegel, profesor de finanzas de la Universidad de Pensilvania, quien tuvo la brillante idea de comparar las rentabilidades de diversos activos, pudo demostrar a través de ellos que la renta variable superaba notablemente las rentabilidades de todos los demás activos.

La estrategia de inversión defensiva

Es relevante señalar que, si se quieren aprovechar los beneficios que ofrece la renta variable a largo plazo, es imprescindible desarrollar una estrategia defensiva, lo cual significa que se debe optar por sólidas empresas que estén dispuestas a ofrecer buenos dividendos.

Además, hay que tener claro que dichas estrategias de valor y dividendo están consideradas como las más resistentes al tiempo, sobre todo si se toma la decisión de invertir dinero a largo plazo en renta variable.

Para cumplir con este proceso, es imprescindible conformar una cartera con acciones de aquellas empresas que tengan la posibilidad de soportar de manera efectiva los ciclos bajistas y alcistas del mercado, de manera de que, si el precio por acción llegara a descender motivado a las diversas recesiones del ciclo económico, la organización posea la suficiente robustez para mantener constantes los beneficios y de esta manera preservar los buenos dividendos.

Esto garantizaría que la rentabilidad total, compuesta por la revalorización de los precios y los dividendos, no sufriría daño alguno.

Cuando se quiere seleccionar una buena cartera que este en capacidad de cumplir con todas las expectativas, es imprescindible atender a los factores fundamentales de las empresas, ya que no basta con un análisis técnico que se haga de la situación del mercado, es importante determinar cuáles son las compañías aptas para formar parte a largo plazo de nuestra cartera.

Lo ideal en estos casos es recurrir a la gestión profesional y a la diversificación

Por esta razón, existen en el mercado los fondos de inversión en renta variable defensivos, un ejemplo sería el BlackRock Global Funds European Equity Income Fund, el cual es un fondo que tiene una obtención de rentabilidad anualizada de aproximadamente un 12,1% el cual ha permanecido durante los últimos 5 años.

Otro ejemplo a destacar es el Fidlity Funds Global Dividend Fund, el cual ha mantenido un 12,3% durante los últimos 5 años. Estos fondos están basados en una estrategia de dividendos en renta variable.

La renta variable y sus beneficios

Está comprobado que la renta variable tiene poca sensibilidad a la inflación, ya que las empresas se basan en activos reales (maquinarias o inmuebles).

Sin embargo, de acuerdo al sector y al modelo de negocio que se realice estas rentas están menos expuestas a los cambios inflacionarios, tal como lo está la renta fija.

La posición sostenida en este sentido por Benjamín Graham, se basó en la premisa de que se debe incluir en nuestra cartera un 25% de renta fija como mínimo.

Esto significa que un fondo de renta fija, combinada con un fondo de inversión o renta variable defensiva que tenga una proporción aproximada de un 30%, constituye una formidable estrategia para invertir a largo plazo, ya que los fondos de rentas fijas diversifican sus activos.

Distinciones al invertir a corto, mediano y largo plazo

El principal aspecto que se debe tomar en consideración cuando se va a invertir, siguiendo las reglas referidas a los plazos, es definir cuál será el tiempo de duración de esa inversión.

Es obvio que no es prudente invertir los ahorros de igual manera, ya que uno de los aspectos más sobresalientes es la liquidez y la rentabilidad que puedas amasar para el futuro.

En las inversiones a corto plazo, existe un enorme nivel de riesgo, mientras que en las inversiones a mediano plazo se logra moderada rentabilidad, pero los riesgos son menores, por lo tanto, la renta variable debe estar acompañada de una renta fija, con elevado porcentaje para lograr el cometido.

Caso diferente es la inversión a largo plazo, la cual siempre tiene unas expectativas altas de rentabilidad y un riesgo moderado, aunque su horizonte temporal establece un mínimo de 10 años, teniendo en cuenta que la volatilidad de la renta variable se puede llegar a convertir en una oportunidad.

La inversión a corto plazo posee pocas opciones, la más común es la cuenta remunerada. Las inversiones a mediano plazo poseen un horizonte temporal de unos 5 o 6 años. Sus opciones son muy moderadas y una alternativa atractiva pudiera ser un fondo de inversión indexado muy conservador.

En las inversiones a largo plazo, los productos que se consideran mejores para invertir son los fondos de inversión indexados y los planes de pensiones. Como se puede observar, las distinciones entre estos tres tipos de inversiones presentan características muy disimiles.

En resumen, cuando se trata de invertir dinero, en el caso de las inversiones a mediano y largo plazo, es importante tener en cuenta la rentabilidad fiscal y financiera, ya que los fondos de inversión ofrecen la mejor fiscalidad en cuanto a todos los productos financieros en los cuales hay dinero invertido.

Invierte ahora en los mejores activos en un bróker regulado, seguro y de confianza

Salir de la versión móvil