Icono del sitio Opciones Binarias

Un minero de criptomonedas defrauda más de 20.000€ en suministro eléctrico

Un varón de 39 años se conecta ilegalmente a la red eléctrica para minar criptomonedas

Las criptomonedas siguen dando de qué hablar y esta noticia trata sobre la minería y de lo que es capaz de hacer una persona para poder minar.

Para quien no lo sepa, la minería no es tan rentable como hace algunos años, entre otras razones porque el coste energético del minado está empezando a ser superior al valor de las criptomonedas en sí.

Glosario del contenido del artículo:

Por tanto, esto hace que la minería ya no sea un negocio tan bueno como antes, y quizás por eso un minero de Catarroja (Valencia) pensó que sería buena idea ‘tomar prestada’ la energía eléctrica para poner en marcha su granja de criptomonedas. Pero no le salió bien.

Investigan a un minero por conectarse ilegalmente al suministro eléctrico

La Guardia Civil de Alfafar está investigando a un varón de 39 años de edad por minar criptomonedas ilegalmente.

Cabe destacar que la minería en sí no es ilegal pero es necesario disponer de equipos informáticos de gran potencia, lo que supone un consumo eléctrico muy elevado. De hecho, la minería suele realizarse en países donde la energía es más barata.

A día de hoy hay dos maneras de obtener criptomonedas, o minándolas tú mismo o comprándolas a través de  casas de intercambio.

Si te decantas por la minería la recolección de estas criptomonedas consiste en validar transacciones entre los usuarios que forman parte de la comunidad, y que reciben una remuneración a cambio de realizar estas tareas.

Para poder minar se necesitan equipos que ofrezcan un gran rendimiento, además de software específico para la minería. Y como decimos, se trata de una actividad totalmente lícita.

El problema viene cuando se utilizan recursos de manera fraudulenta, cómo ha ocurrido en esta granja de criptomonedas en una nave industrial del polígono de Catarroja (Valencia).

Un varón de 39 años de edad ha sido descubierto y está siendo investigado por la Guardia Civil por ‘engancharse’ ilegalmente a la red de suministro eléctrico para hacer funcionar su entramado de cien equipos informáticos dedicados a la minería de criptomonedas.

Alertados por un consumo eléctrico exagerado

La investigación comenzó cuando se observó que una nave ubicada en el polígono industrial de Catarroja (Valencia) consumía un flujo de electricidad desorbitado, una cantidad equivalente al consumo eléctrico de las demás naves de todo el polígono industrial al completo.

Durante los días anteriores a la investigación se habían producido saltos del diferencial de la zona, y la Guardia Civil fue alertada por el riesgo de incendio por sobrecalentamiento que podía provocar el nivel tan alto de consumo eléctrico que se daba en esta nave industrial.

Por eso, un día fueron a la zona a investigar lo que ocurría y fue así cuando comprobaron lo que es capaz de hacer una persona para que la minería siga siendo un negocio rentable, o lo que es lo mismo, descubrieron que un individuo tenía una granja de criptomonedas y que había estado utilizando el suministro eléctrico de forma ilegal para la minería.

La ‘Operación Harminc’

La Guardia Civil puso en marcha una investigación, que denominó con el nombre ‘Operación Harminc’ y su principal objetivo era localizar a la persona que estaba utilizando aquella nave.

Así que se personaron allí y pudieron comprobar lo que estaba ocurriendo realmente.

Cuando los agentes accedieron al interior de la nave para la inspección rápidamente localizaron el habitáculo donde se encontraba un entramado de cien equipos informáticos. Éstos estaban conectados y trabajando a pleno rendimiento, por lo que hacían mucho ruido.

Cómo comentamos al principio, es muy raro encontrarse con granjas de criptomonedas en España, pues los equipos para minar necesitan mucha potencia y el coste del consumo eléctrico es demasiado elevado cómo para mantener la actividad.

Normalmente la mayoría de estas granjas se sitúan en países asiáticos como China o también en Rusia.  

Por eso localizar esta granja de criptomonedas en una nave industrial de un polígono de España les resultó muy raro desde el principio. Así que los responsables de Iberdrola realizaron una inspección a fondo en la zona y fue entonces cuando localizaron un ‘enganche’ ilegal a su red pública de suministro eléctrico en la nave en cuestión.

Esta persona, qué resultó ser un varón de 39 años, había estado robando electricidad para no tener que hacer frente al consumo energético tan elevado que supone la minería y conseguir así que su granja de criptomonedas fuese mucho más rentable.

Se estima que pudo defraudar más de 20.000 euros

Según se pudo averiguar con la investigación este minero de criptomonedas de Catarroja (Valencia) habría mantenido su granja de criptomonedas todo este tiempo conectándose a la red de suministro eléctrico de forma ilegal, y llevaba haciéndolo desde agosto de 2018.

Ahora el arrendatario de la nave industrial donde se minaban las criptomonedas se enfrenta a un delito de fraude de flujo eléctrico con un valor estimado de más de 20.000 euros.

Salir de la versión móvil